.

sábado, 4 de octubre de 2008

Escribiendo una carta ~

... Y esta noche, se me pondrá a prueba una vez más.
Ahora lo comprendo, nunca podrás perdonarme. Aún me condenas por el pasado y ahora te estas enamorando de otra, y aun así no puedes ser insensible.
No puedes verme sufrir sin procurar aliviarme. Es una prueba de tu corazón bueno, afectuoso y amable que no puedo contemplar sin sentir un dolor infinito y arrepentimiento.

Nunca, nunca he de encontrar igual es buen juicio, o de carácter tan dulce. Eres la perfección en ti mismo, nunca he amado a nadie como a ti.
No puedo soportar más tiempo, me atraviesa el alma, soy mitad esperanza y mitad agonía. Puede que haya sido injusta, débil y resentida, pero jamás inconstante. Me ofrezco a usted con un corazón que es más suyo, que cuando lo rompió hace ya tiempo, no ha amado a nadie más que a usted.
He venido hasta acá sólo por usted, pienso y hago planes sólo por usted, ¿no se ha dado cuenta?.

Apenas puedo escribir, debo partir a destino incierto.
Una palabra, una mirada, serán suficientes, sólo dígame que sí. No diga que es demasiado tarde, que esos preciosos sentimientos se han ido para siempre...




Frederick Wentworth ~

No hay comentarios: